El Restaurante

La aventura que con gran ilusión comenzamos en el año 2001 nació con la apertura de una terraza de verano donde los Alcaudetenses y las gentes de poblaciones cercanas, podían disfrutar de los placeres de la mesa a la vez que sentirse aliviados por la bajada de temperatura asociada a las noches estivales. Una amplia terraza plagada de plantas y flores y unos platos que incitaban a la tertulia, hicieron durante cinco veranos las delicias de los que la frecuentaban. El éxito obtenido fue el detonante para querer dar cobertura a nuestros clientes no solo durante los meses estivales, sino a lo largo de todo el año, y así fue como nació la idea de montar el Restaurante tal y como hoy lo conocemos.

Finalmente, a mediados del año 2008 abre sus puertas Almocadén.

El trabajo es duro, pero muchas son las satisfacciones que se obtienen día a día, gracias a las felicitaciones que nos regalan nuestros clientes, gracias a ver cómo después de su primera visita a nuestro establecimiento vuelven a acudir a nosotros, gracias a que dejan en nuestras manos la preparación de sus celebraciones más importantes, y es por todo ello por lo que no dejamos de esforzarnos para hacerlo cada día mejor y poder ofrecer a nuestros clientes productos de alta calidad a unos precios muy razonables. Lo primero que salta a la vista en el Restaurante es la moderna pero acogedora decoración que llena todos sus rincones. El local se divide en tres ambientes, la zona de barra, el restaurante y la terraza al aire libre.

 

Zona de Barra:

La zona de barra es ideal para tomar unas tapas con los amigos o incluso disfrutar de una comida informal. Dentro de nuestra carta contamos con muchos platos que podrás compartir, muchos de ellos basados en la cocina tradicional, pero a los que aportamos nuestra propia personalidad. También es el lugar idóneo para tomar una copa después de haber disfrutado de una buena comida o cena, ambientados con una música suave y agradable.

El Restaurante:

 

La sala del restaurante tiene un tamaño medio y un ambiente muy acogedor. En ella lo que más llama la atención es la gran cristalera con vistas a la zona de la terraza, que llena de plantas incita al relax y a disfrutar plenamente tanto de la comida como del ambiente que nos rodea.

Durante la semana contamos con un menú muy equilibrado, y en el que la calidad sigue siendo la tónica habitual.

 

 

Terraza al aire libre:

 

Como homenaje a nuestros inicios, se mantuvo una zona ajardinada al aire libre, donde siempre que las condiciones atmosféricas lo permiten, se puede gozar de un ambiente informal y muy agradable.

Es perfecta para las tardes de primavera y otoño, y un lugar excelente para las noches de verano.

En ella podrán degustar nuestra gastronomía rodeados de los fantásticos aromas del jazmín y la dama de noche.